Honra la Palabra de Jehová

SALMO 119:1-176

Alef

Bienaventurados los perfectos de camino,

Los que andan en la ley de Jehová.

Bienaventurados los que guardan sus testimonios,

Y con todo el corazón le buscan;

Pues no hacen iniquidad

Los que andan en sus caminos.

Tú encargaste

Que sean muy guardados tus mandamientos.

¡Ojalá fuesen ordenados mis caminos

Para guardar tus estatutos!

Entonces no sería yo avergonzado,

Cuando atendiese a todos tus mandamientos.

Te alabaré con rectitud de corazón

Cuando aprendiere tus justos juicios.

Tus estatutos guardaré;

No me dejes enteramente.

Bet

¿Con qué limpiará el joven su camino?

Con guardar tu palabra.

Con todo mi corazón te he buscado;

No me dejes desviarme de tus mandamientos.

En mi corazón he guardado tus dichos,

Para no pecar contra ti.

Bendito tú, oh Jehová;

Enséñame tus estatutos.

Con mis labios he contado

Todos los juicios de tu boca.

Me he gozado en el camino de tus testimonios

Más que de toda riqueza.

En tus mandamientos meditaré;

Consideraré tus caminos.

Me regocijaré en tus estatutos;

No me olvidaré de tus palabras.

Guímel

Haz bien a tu siervo; que viva,

Y guarde tu palabra.

Abre mis ojos, y miraré

Las maravillas de tu ley.

Forastero soy yo en la tierra;

No encubras de mí tus mandamientos.

Quebrantada está mi alma de desear

Tus juicios en todo tiempo.

Reprendiste a los soberbios, los malditos,

Que se desvían de tus mandamientos.

Aparta de mí el oprobio y el menosprecio,

Porque tus testimonios he guardado.

Príncipes también se sentaron y hablaron contra mí;

Mas tu siervo meditaba en tus estatutos,

Pues tus testimonios son mis delicias

Y mis consejeros.

Dálet

Abatida hasta el polvo está mi alma;

Vivifícame según tu palabra.

Te he manifestado mis caminos, y me has respondido;

Enséñame tus estatutos.

Hazme entender el camino de tus mandamientos,

Para que medite en tus maravillas.

Se deshace mi alma de ansiedad;

Susténtame según tu palabra.

Aparta de mí el camino de la mentira,

Y en tu misericordia concédeme tu ley.

Escogí el camino de la verdad;

He puesto tus juicios delante de mí.

Me he apegado a tus testimonios;

Oh Jehová, no me avergüences.

Por el camino de tus mandamientos correré,

Cuando ensanches mi corazón.

He

Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos,

Y lo guardaré hasta el fin.

Dame entendimiento, y guardaré tu ley,

Y la cumpliré de todo corazón.

Guíame por la senda de tus mandamientos,

Porque en ella tengo mi voluntad.

Inclina mi corazón a tus testimonios,

Y no a la avaricia.

Aparta mis ojos, que no vean la vanidad;

Avívame en tu camino.

Confirma tu palabra a tu siervo,

Que te teme.

Quita de mí el oprobio que he temido,

Porque buenos son tus juicios.

He aquí yo he anhelado tus mandamientos;

Vivifícame en tu justicia.

Vau

Venga a mí tu misericordia, oh Jehová;

Tu salvación, conforme a tu dicho.

Y daré por respuesta a mi avergonzador,

Que en tu palabra he confiado.

No quites de mi boca en ningún tiempo la palabra de verdad,

Porque en tus juicios espero.

Guardaré tu ley siempre,

Para siempre y eternamente.

Y andaré en libertad,

Porque busqué tus mandamientos.

Hablaré de tus testimonios delante de los reyes,

Y no me avergonzaré;

Y me regocijaré en tus mandamientos,

Los cuales he amado.

Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé,

Y meditaré en tus estatutos.

Zain

Acuérdate de la palabra dada a tu siervo,

En la cual me has hecho esperar.

Ella es mi consuelo en mi aflicción,

Porque tu dicho me ha vivificado.

Los soberbios se burlaron mucho de mí,

Mas no me he apartado de tu ley.

Me acordé, oh Jehová, de tus juicios antiguos,

Y me consolé.

Horror se apoderó de mí a causa de los inicuos

Que dejan tu ley.

Cánticos fueron para mí tus estatutos

En la casa en donde fui extranjero.

Me acordé en la noche de tu nombre, oh Jehová,

Y guardé tu ley.

Estas bendiciones tuve

Porque guardé tus mandamientos.

Jet

Mi porción es Jehová;

He dicho que guardaré tus palabras.

Tu presencia supliqué de todo corazón;

Ten misericordia de mí según tu palabra.

Consideré mis caminos,

Y volví mis pies a tus testimonios.

Me apresuré y no me retardé

En guardar tus mandamientos.

Compañías de impíos me han rodeado,

Mas no me he olvidado de tu ley.

A medianoche me levanto para alabarte

Por tus justos juicios.

Compañero soy yo de todos los que te temen

Y guardan tus mandamientos.

De tu misericordia, oh Jehová, está llena la tierra;

Enséñame tus estatutos.

Tet

Bien has hecho con tu siervo,

Oh Jehová, conforme a tu palabra.

Enséñame buen sentido y sabiduría,

Porque tus mandamientos he creído.

Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba;

Mas ahora guardo tu palabra.

Bueno eres tú, y bienhechor;

Enséñame tus estatutos.

Contra mí forjaron mentira los soberbios,

Mas yo guardaré de todo corazón tus mandamientos.

Se engrosó el corazón de ellos como sebo,

Mas yo en tu ley me he regocijado.

Bueno me es haber sido humillado,

Para que aprenda tus estatutos.

Mejor me es la ley de tu boca

Que millares de oro y plata.

Yod

Tus manos me hicieron y me formaron;

Hazme entender, y aprenderé tus mandamientos.

Los que te temen me verán, y se alegrarán,

Porque en tu palabra he esperado.

Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos,

Y que conforme a tu fidelidad me afligiste.

Sea ahora tu misericordia para consolarme,

Conforme a lo que has dicho a tu siervo.

Vengan a mí tus misericordias, para que viva,

Porque tu ley es mi delicia.

Sean avergonzados los soberbios, porque sin causa me han calumniado;

Pero yo meditaré en tus mandamientos.

Vuélvanse a mí los que te temen

Y conocen tus testimonios.

Sea mi corazón íntegro en tus estatutos,

Para que no sea yo avergonzado.

Caf

Desfallece mi alma por tu salvación,

Mas espero en tu palabra.

Desfallecieron mis ojos por tu palabra,

Diciendo: ¿Cuándo me consolarás?

Porque estoy como el odre al humo;

Pero no he olvidado tus estatutos.

¿Cuántos son los días de tu siervo?

¿Cuándo harás juicio contra los que me persiguen?

Los soberbios me han cavado hoyos;

Mas no proceden según tu ley.

Todos tus mandamientos son verdad;

Sin causa me persiguen; ayúdame.

Casi me han echado por tierra,

Pero no he dejado tus mandamientos.

Vivifícame conforme a tu misericordia,

Y guardaré los testimonios de tu boca.

Lámed

Para siempre, oh Jehová,

Permanece tu palabra en los cielos.

De generación en generación es tu fidelidad;

Tú afirmaste la tierra, y subsiste.

Por tu ordenación subsisten todas las cosas hasta hoy,

Pues todas ellas te sirven.

Si tu ley no hubiese sido mi delicia,

Ya en mi aflicción hubiera perecido.

Nunca jamás me olvidaré de tus mandamientos,

Porque con ellos me has vivificado.

Tuyo soy yo, sálvame,

Porque he buscado tus mandamientos.

Los impíos me han aguardado para destruirme;

Mas yo consideraré tus testimonios.

A toda perfección he visto fin;

Amplio sobremanera es tu mandamiento.

Mem

¡Oh, cuánto amo yo tu ley!

Todo el día es ella mi meditación.

Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos,

Porque siempre están conmigo.

Más que todos mis enseñadores he entendido,

Porque tus testimonios son mi meditación.

Más que los viejos he entendido,

Porque he guardado tus mandamientos;

De todo mal camino contuve mis pies,

Para guardar tu palabra.

No me aparté de tus juicios,

Porque tú me enseñaste.

¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!

Más que la miel a mi boca.

De tus mandamientos he adquirido inteligencia;

Por tanto, he aborrecido todo camino de mentira.

Nun

Lámpara es a mis pies tu palabra,

Y lumbrera a mi camino.

Juré y ratifiqué

Que guardaré tus justos juicios.

Afligido estoy en gran manera;

Vivifícame, oh Jehová, conforme a tu palabra.

Te ruego, oh Jehová, que te sean agradables los sacrificios voluntarios de mi boca,

Y me enseñes tus juicios.

Mi vida está de continuo en peligro,

Mas no me he olvidado de tu ley.

Me pusieron lazo los impíos,

Pero yo no me desvié de tus mandamientos.

Por heredad he tomado tus testimonios para siempre,

Porque son el gozo de mi corazón.

Mi corazón incliné a cumplir tus estatutos

De continuo, hasta el fin.

Sámec

Aborrezco a los hombres hipócritas;

Mas amo tu ley.

Mi escondedero y mi escudo eres tú;

En tu palabra he esperado.

Apartaos de mí, malignos,

Pues yo guardaré los mandamientos de mi Dios.

Susténtame conforme a tu palabra, y viviré;

Y no quede yo avergonzado de mi esperanza.

Sosténme, y seré salvo,

Y me regocijaré siempre en tus estatutos.

Hollaste a todos los que se desvían de tus estatutos,

Porque su astucia es falsedad.

Como escorias hiciste consumir a todos los impíos de la tierra;

Por tanto, yo he amado tus testimonios.

Mi carne se ha estremecido por temor de ti,

Y de tus juicios tengo miedo.

Ayin

Juicio y justicia he hecho;

No me abandones a mis opresores.

Afianza a tu siervo para bien;

No permitas que los soberbios me opriman.

Mis ojos desfallecieron por tu salvación,

Y por la palabra de tu justicia.

Haz con tu siervo según tu misericordia,

Y enséñame tus estatutos.

Tu siervo soy yo, dame entendimiento

Para conocer tus testimonios.

Tiempo es de actuar, oh Jehová,

Porque han invalidado tu ley.

Por eso he amado tus mandamientos

Más que el oro, y más que oro muy puro.

Por eso estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas,

Y aborrecí todo camino de mentira.

Pe

Maravillosos son tus testimonios;

Por tanto, los ha guardado mi alma.

La exposición de tus palabras alumbra;

Hace entender a los simples.

Mi boca abrí y suspiré,

Porque deseaba tus mandamientos.

Mírame, y ten misericordia de mí,

Como acostumbras con los que aman tu nombre.

Ordena mis pasos con tu palabra,

Y ninguna iniquidad se enseñoree de mí.

Líbrame de la violencia de los hombres,

Y guardaré tus mandamientos.

Haz que tu rostro resplandezca sobre tu siervo,

Y enséñame tus estatutos.

Ríos de agua descendieron de mis ojos,

Porque no guardaban tu ley.

Tsade

Justo eres tú, oh Jehová,

Y rectos tus juicios.

Tus testimonios, que has recomendado,

Son rectos y muy fieles.

Mi celo me ha consumido,

Porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras.

Sumamente pura es tu palabra,

Y la ama tu siervo.

Pequeño soy yo, y desechado,

Mas no me he olvidado de tus mandamientos.

Tu justicia es justicia eterna,

Y tu ley la verdad.

Aflicción y angustia se han apoderado de mí,

Mas tus mandamientos fueron mi delicia.

Justicia eterna son tus testimonios;

Dame entendimiento, y viviré.

Cof

Clamé con todo mi corazón; respóndeme, Jehová,

Y guardaré tus estatutos.

A ti clamé; sálvame,

Y guardaré tus testimonios.

Me anticipé al alba, y clamé;

Esperé en tu palabra.

Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche,

Para meditar en tus mandatos.

Oye mi voz conforme a tu misericordia;

Oh Jehová, vivifícame conforme a tu juicio.

Se acercaron a la maldad los que me persiguen;

Se alejaron de tu ley.

Cercano estás tú, oh Jehová,

Y todos tus mandamientos son verdad.

Hace ya mucho que he entendido tus testimonios,

Que para siempre los has establecido.

Resh

Mira mi aflicción, y líbrame,

Porque de tu ley no me he olvidado.

Defiende mi causa, y redímeme;

Vivifícame con tu palabra.

Lejos está de los impíos la salvación,

Porque no buscan tus estatutos.

Muchas son tus misericordias, oh Jehová;

Vivifícame conforme a tus juicios.

Muchos son mis perseguidores y mis enemigos,

Mas de tus testimonios no me he apartado.

Veía a los prevaricadores, y me disgustaba,

Porque no guardaban tus palabras.

, oh Jehová, que amo tus mandamientos;

Vivifícame conforme a tu misericordia.

La suma de tu palabra es verdad,

Y eterno es todo juicio de tu justicia.

Sin

Príncipes me han perseguido sin causa,

Pero mi corazón tuvo temor de tus palabras.

Me regocijo en tu palabra

Como el que halla muchos despojos.

La mentira aborrezco y abomino;

Tu ley amo.

Siete veces al día te alabo

A causa de tus justos juicios.

Mucha paz tienen los que aman tu ley,

Y no hay para ellos tropiezo.

Tu salvación he esperado, oh Jehová,

Y tus mandamientos he puesto por obra.

Mi alma ha guardado tus testimonios,

Y los he amado en gran manera.

He guardado tus mandamientos y tus testimonios,

Porque todos mis caminos están delante de ti.

Tau

Llegue mi clamor delante de ti, oh Jehová;

Dame entendimiento conforme a tu palabra.

LLegue mi oración delante de ti;

Líbrame conforme a tu dicho.

Mis labios rebosarán alabanza

Cuando me enseñes tus estatutos.

Hablará mi lengua tus dichos,

Porque todos tus mandamientos son justicia.

Esté tu mano pronta para socorrerme,

Porque tus mandamientos he escogido.

He deseado tu salvación, oh Jehová,

Y tu ley es mi delicia.

Viva mi alma y te alabe,

Y tus juicios me ayuden.

Yo anduve errante como oveja extraviada; busca a tu siervo,

Porque no me he olvidado de tus mandamientos.

Janucá 5782

בס״ד

Janucá 5782

Por. Baruch Korman, PhD.

Traducción: Yosef

5782 חנוכה

Según el Evangelio de Juan capítulo 10, Yeshúa subió a Jerusalén específicamente para la observancia del Festival de la Dedicación, es decir, Janucá. Este hecho confirma a aquellos que aceptan el Nuevo Pacto como Escritura que los ocho días de Janucá tienen un significado espiritual. En otras palabras, los seguidores de Yeshúa no solo deben entender el mensaje de Janucá, sino también observarlo como lo hizo nuestro Señor. Una simple búsqueda en Internet le informará a uno que Janucá celebra una victoria del pueblo de Di-s sobre el perverso Imperio Griego, que fue dirigido por Antiochus Epiphanies. En artículos anteriores se ha señalado que Antíoco es una tipología del anticristo. También se ha enseñado que el mismo espíritu de anarquía que caracterizó a Antíoco también será manifestado por el anticristo. El mensaje principal de la fiesta de Janucá es la liberación.

Uno aprende del pueblo judío que reconoció la autoridad espiritual de Yehuda Maccabee, que con Di-s todo es posible. A pesar de que el pueblo judío fue superado en número y en desventaja en todos los sentidos, su fe en Di-s superó todos los obstáculos y, al final, Di-s proporcionó la liberación, que fue una de las mayores victorias de Israel. La pregunta que debe hacerse es ¿contra qué estaba luchando Israel? La respuesta es la libertad de adorar a HaShem (el SEÑ-R) de acuerdo con la palabra de Di-s.

Espero que puedan ver hoy que las cosas están cambiando rápidamente en todo el mundo. El mismo espíritu anti-Torá se está manifestando actualmente y es una batalla por el control. El enemigo simplemente exige que la gente se someta a él. La Biblia es más clara que al comienzo de los últimos siete años de este mundo (antes del establecimiento del Reino Milenial), el anticristo asumirá el liderazgo de un gobierno mundial. Por lo tanto, no debería sorprendernos que, en preparación para esto, la gran mayoría de las naciones se estén volviendo cada vez más hostiles a las normas que ordena la Biblia. Realmente se reducirá a una pregunta que toda persona tendrá que responder: ” ¿La autoridad de quién vas a reconocer?”

Hoy en día, muchas personas se identificarían a sí mismas como seculares. Ellos no creen en el Único Di-s Verdadero y no se dedican a la adoración. Sin embargo, a medida que el anticristo tome el control de este gobierno mundial, pronto exigirá que TODAS las personas lo adoren. Aquellos que se nieguen a hacerlo serán perseguidos y finalmente ejecutados. Hoy en día, en una cantidad cada vez mayor de lugares, esta persecución ya está teniendo lugar. Obviamente, el anticristo aún no está gobernando ni se ha establecido su imperio, pero el espíritu del anticristo ya está presente en este mundo y está funcionando de manera creciente. La gente está siendo desafiada incluso hoy en día con respecto a su decisión de adorar al Di-s de Israel y a Su Hijo Unigénito.

Se ve claramente durante este tiempo de la “pandemia” que muchos líderes gubernamentales son hostiles a la adoración del Di-s de Israel de una manera parcial. El espíritu del anticristo es un espíritu blasfemo y odia cualquier expresión de adoración verdadera. Los verdaderos creyentes diferirán legítimamente en lo que constituye para ellos la “línea roja”, cuando deben desafiar los mandatos gubernamentales, las leyes, etc.; sin embargo, no se equivoquen, llegará el momento en que todos los verdaderos seguidores del Mesías Yeshúa estarán de acuerdo en que deben resistir este imperio blasfemo. De la misma manera que los creyentes estarán legítimamente en desacuerdo sobre la “línea roja”, también probablemente tendrán algún grado de desacuerdo sobre la forma que tomará su resistencia. Una cosa está muy clara, el anticristo hará una guerra total contra los creyentes.

Comencé este artículo mencionando que Yeshúa subió al Templo en Jerusalén para celebrar el Festival de Janucá. Es muy interesante lo que ocurrió cuando Él estaba en lo que comúnmente se conoce como el Pórtico de Salomón. Aunque hay mucho significado en este pasaje del Evangelio de Juan, solo quiero enfocarme en un aspecto dentro de este relato. El Pórtico de Salomón está muy cerca del Lugar Santísimo. Fue solo después de que Yeshúa entró en este lugar (conocido en hebreo como אולם שלמה y entendido correctamente como Salón de Salomón), que los lideres se le acercaron. Aunque el versículo dice: 

ἐκύκλωσαν οὖν αὐτὸν οἱ Ἰουδαῖοι kai ἔλεγον αὐτῷ, Εως πότε τὴν ψυχὴν ἡμῶν α ἴρεις; εἰ σὺ εἶ ὁ Χριστός, εἰπὲ ἡμῖν παρρησίᾳ.

Entonces los judíos lo rodearon y le decían: ‘¿Hasta cuándo nuestras almas mantendrás en vilo? Si eres el Mesías, dínoslo claramente ‘”. Juan 10:24

Muchas traducciones no entienden que en este versículo el uso del término οἱ Ἰουδαῖοι no se refiere a individuos judíos en general, sino al liderazgo espiritual y gubernamental del pueblo judío que sirvió bajo Roma. Estos líderes no buscaban una respuesta verbal de Yeshúa, más bien su intención era que Él entrara al Lugar Santísimo. Sabían que si alguien que no fuera aprobado por Di-s entraba en este lugar, este moriría. Los líderes nunca consideraron que Yeshúa era el Ungido de Di-s. ¿De dónde se sabe esto? En el siguiente versículo se dice que Yeshúa les había dicho previamente que Él es el Mesías y no le creyeron. Simplemente querían que Él muriera

Este es otro ejemplo de un gobierno que no se somete a la autoridad de Di-s. Los profetas de Israel predijeron tal desobediencia con respecto a Su Primera Venida, pero en los últimos tiempos habrá un cambio muy significativo. La persecución que experimentará el pueblo judío hacia el final de esta era, aunque desagrada a Di-s; sin embargo, lo usará para humillar a Israel y hacer que busquen al Mesías. Cuando todo el mundo se someta al anticristo y sube a Jerusalén para hacer la guerra contra el pueblo judío, Israel demostrará un espíritu arrepentido y clamará por su Redentor. No solo el Mesías Yeshúa aparecerá para Su Segunda Venida y liberará a Israel, sino que también purificará y dedicará el Templo para la adoración durante el Reino Milenial.

Uno aprende esto del profeta Ezequiel capítulo 43 y Daniel capítulo 12. Se le dice al lector que la Gloria de HaShem entrará en el Templo una vez más y que “¡Habitaré en medio de ellos para siempre!” (ver Ezequiel 43:1-9). Obviamente, Di-s solo morará en un lugar Santo y Puro. La base para entender lo que sucederá se revela en las palabras de Daniel,

וּמֵעֵת הוּסַר הַתָּמִיד וְלָתֵת שִׁקּוּץ שֹׁמֵם יָמִים אֶלֶף מָאתַיִם וְתִשְׁעִים׃ אַשְׁרֵי הַמְחַכֶּה וְיַגִּיעַ לְיָמִים אֶלֶף שְׁלֹשׁ מֵאוֹת שְׁלֹשִׁים וַחֲמִשָּׁה

“Y desde el momento en que se quitó el continuo sacrificio y la entrega de la abominación desoladora, 1,290 días. Bienaventurado el que espera y llega a los 1,335 días. Daniel 12:11-12

Al comienzo de los últimos siete años de esta era, el Templo funcionará; sin embargo, después de tres años y medio, el anticristo entrará al Lugar Santísimo y proclamará que Él es Di-s y el Mesías. Este acto ciertamente deshonrará y profanará el Templo, como lo revela el término Abominación Desoladora. Israel rechazará al anticristo como Mesías y Di-s y como consecuencia de esto, comenzará el tiempo de la angustia de Jacob. Aunque HaShem no es la fuente de esta persecución, es claramente la respuesta del anticristo a su rechazo por parte del pueblo judío, y Di-s puede usar este tiempo de dificultad y sufrimiento de Israel para prepararlos para la Segunda Venida de Yeshúa.

El profeta Zacarías habla de un tiempo después de la aparición del Mesías para liberar a Israel de todas las naciones del mundo. Este es un tiempo de purificación y hay indicios de que este tiempo comenzará en Yom Kippur, es decir, el Día de la Expiación (Ver Zacarías 13:1-2). Uno debe recordar que en Yom Kippur el Sumo Sacerdote también limpia (hace expiación) el Templo y sus vasos (ver Levítico 16:14-20).

Según el capítulo 12 de Daniel, se menciona un período de tiempo adicional. El número que uno debe esperar es de 1,260 días. Pero, este período adicional consta de 75 días, llegando a un total de 1,335 días. Se le dice al lector, bienaventurado el que llega a este momento. ¿Por qué sería esto? Hay exactamente 75 días entre Yom Kipur y el comienzo del Festival de Janucá. Janucá celebra tanto la victoria a través de la liberación de HaShem como la dedicación del Templo para un regreso a la adoración basada en la Biblia. Esa adoración ciertamente caracterizará al Reino Milenial. De hecho, uno debe concluir que la Segunda Venida de Yeshúa tendrá lugar, el remanente de Israel se arrepentirá y lo recibirá a Él y al Evangelio y luego, después del período de 75 días, el Reino Milenial comenzará en Janucá.

El Festival de Janucá tiene un gran significado y debe ser estudiado y observado por aquellos que son seguidores del Mesías Yeshúa.

¿Qué Exige Jehová de Ti?

¿Qué exige Jehová de ti? ¿Cómo responderás tú?

Dame, hijo mío, tu corazón, y miren tus ojos por mis caminos. Prov. 23:26, RV1909

¿Qué espera Jehová de cada persona que confía en Él?

(véase Deuteronomio. 10:12, Miqueas 5:8)

Adonaí te está pidiendo la obediencia a Su Palabra. Sin obediencia no podemos ser bendecidos. Si tú has tenido la bendición de entender que eres pecador o pecadora y te has arrepentido de tu pecado, lo has confesado ante Dios y le has pedido perdón y salvación, Él ha cumplido Su Palabra y te ha limpiado de tu pecado y te ha librado de la condena de la Ley, la cual es: la muerte espiritual en el Infierno y el Lago de Fuego y eso en tormentos para siempre jamás.

Además, Adonaí ha borrado tu pasado y Él te mira como si nunca hubieres cometido pecado. Tu historia en Su Libro de La Vida aparece como una página blanca – tan blanca como la nieve acabada de caer del cielo. Esto no sucede porque eres bueno o buena. Sino todo es porque la sangre preciosa de Yeshúa ha limpiado tu pecado y te ha dado una nueva vida. Una vida comprada por Él y que culminará en el Reino milenario con un cuerpo glorificado sin corrupción y que será para toda una eternidad.

Sin embargo, mientras estamos en este cuerpo terrenal, y aun no hayamos enfrentado la muerte física, es nuestro deber el obedecer a Su Palabra. Tenemos que leerla cuidadosamente todos los días. Tenemos que leerla por complete de Génesis hasta Apocalipsis, verso por verso y libro por libro… y obedecer lo que se nos muestre.

Tenemos que orar y pedirle al Espíritu Santo, Quien reside en nuestro corazón (porque nos convertimos en el Templo de Dios al momento de ser salvos), a que nos ayude a entender las Escrituras e iluminar nuestro entendimiento para poder obedecer los mandatos e instrucciones que allí se encuentran.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2 Cor. 5:17

¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?  (17)  Si alguno violare el templo de Dios, Dios destruirá al tal: porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es. 1 Cor 3:16-17

Para obedecer a Jehová solo tienes que ser honesto contigo mismo o misma y decidir que harás lo que la Biblia dice, aunque pierdas amistades y tus propios parientes te acusen de ser fanático o fanática. Verás que Dios te bendecirá por serle fiel.

¿Andáis en Tinieblas o en La Luz? … ¿Como Saberlo?

Lee este capitulo y luego lee el comentario abajo para ayudarte a caminar en la Luz.

1ª Juan, Capítulo 1, Versículos 1-10, RV1909

LO que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos mirado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida; (2)  (Porque la vida fué manifestada, y vimos, y testificamos, y os anunciamos aquella vida eterna, la cual estaba con el Padre, y nos ha aparecido;) (3)  Lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros: y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo . (4)  Y estas cosas os escribimos, para que vuestro gozo sea cumplido. (5)  Y este es el mensaje que oímos de él, y os anunciamos: Que Dios es luz, y en él no hay ningunas tinieblas. (6)  Si nosotros dijéremos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no hacemos la verdad; (7)  Mas si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión entre nosotros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. (8)  Si dijéremos que no tenemos pecado, nos engañamos á nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. (9)  Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para que nos perdone nuestros pecados, y nos limpie de toda maldad. (10)  Si dijéremos que no hemos pecado, lo hacemos á él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Si has leído este capítulo, habrás notado que te explica sencillamente como saber si andas en las tinieblas o en la Luz. Asegurate de que andas en la Luz. Si necesitas mas detalles o ayuda escríbenos usando el formulario de correo.

Sencillamente para andar en la Luz hay que reconocer que uno es un pecador, arrepentirse de serlo, confesárselo a Dios y pedirle perdón y aceptar el regalo de salvación (perdón – ser redimido del pecado) obtenido por la Sangre Preciosa de Yeshúa (Jesús) derramada en la cruz del Calvario por nuestros pecados. Luego hay que bautizarse por inmersión como un testimonio publico de la Nueva Vida en Mesías.  El bautismo es el 1er paso de fe de un creyente. Sin este no hay bendición de Dios porque andamos en desobediencia.

Luego de ser salvos continuaremos pecando de vez en cuando (pero nunca estaremos felices de pecar).  Por eso este capítulo nos da el remedio. LÉELO completo varias veces. Léelo despacito. Al pecar, confiésalo, arrepiéntete y pídele al Señor que te perdone y Él lo hará

Haciendo esto andarás siempre en La Luz y no en las tinieblas. ¡Bendiciones!

La Voz Misionera

¡La Decisión Más Importante de Tu Vida!

cielo / infierno

El Cielo o el Infierno

Si murieras en los próximos 5 minutos, ¿sabes con certeza dónde pasarías la eternidad? ¿Sabes que sabes que lo sabes?

Puedes nacer dos veces y morir solo una vez o puedes nacer una vez y morir dos veces. ¿Cuál será?

Si tu no sabes o no estás seguro… entonces depende de ti asegurarte. Nadie más puede tomar esa decisión por ti. Puedes decir que no te importa. Créeme una fracción de milisegundo después de tu muerte te arrepentirás de no haberlo tomado en serio.

¿Cómo puedo, estar seguro? Puedes preguntarte. Tal vez digas que me equivoco. Bueno, asumamos que me equivoco. ¿Qué tienes que perder? Nada.

¿Pero asumamos que tengo razón y que hay un futuro y una eternidad eterna? Entonces, ¿qué pierdes y qué ganas? Pierdes un hogar eterno en el Cielo en presencia del Rey de reyes, Señor de Señores y el Único Dios Verdadero. Creador y Sustentador de su Creación.

¿Qué ganarías? El Infierno y el Lago de Fuego. Un lugar de tormento eterno, oscuridad, dolor, sufrimiento, sed y mucho más.

¿Ahora dime, vale la pena confiar y creer, por fe, en que hay un lugar como el Cielo y también un lugar llamado Infierno?

En una Biblia (cualquier modo… imprimida o digital) por favor busca los siguientes versículos. Medita sobre ellos. Piensa en su mensaje. Debes actuar antes de que sea demasiado tarde.

Isaías 53 (y toma nota de los versículos 5-7); Juan 3:14-16, 36; 10:11; 14:1-6; Romanos 3:9-23; 5:1-8; 6 (especialmente el versículo 23); Efesios 2:8-9; Apocalipsis 3:19-22; 20:7-15.

Para que cualquiera vaya al infierno… él o ella no tiene que hacer absolutamente nada. Todos nacemos con un boleto de ida al infierno. Dios es misericordioso y nos da a todos múltiples oportunidades para cambiar ese boleto de ida al Infierno por un boleto de ida al Cielo (Reino). Sin embargo, estas oportunidades para el intercambio expiran o terminan en el momento en que una persona muere. Una vez que una persona muere, y si no ha actuado, se irá al infierno en el momento en que tome su último aliento en este lado de la eternidad. El resto de su eternidad se pasará en el Infierno y luego, en el Gran Juicio del Trono Blanco será arrojado al Lago de Fuego.

Así que, amigo mío, actúa ahora antes de que sea demasiado tarde. Nadie (tú o yo) tiene la seguridad de que estaremos vivos al minuto siguiente. Cualquiera de nosotros puede expirar (morir) en un abrir y cerrar de ojo.

Entonces, ¿cuál será tu decisión? Rechaza el mensaje del Evangelio e irás al infierno o acepta la oferta gratuita de salvación y cambia (redime) tu boleto al Infierno por un boleto que va al Cielo. El precio de su redención ha sido pagado en su totalidad por Yeshúa (Jesús) el Redentor cuando murió en la cruz del Calvario hace unos 2.000 años. Fue enterrado y tres días más tarde derrotó a Satanás y salió de la tumba el Día de la Resurrección y está vivo para siempre jamás. Murió para que tú y yo pudiéramos vivir. Él está regresando para reunir a aquellos que han confiado en Él por fe. Estos son los salvos que pasarán la eternidad con Él en la Tierra Nueva y el Nuevo Cielo. Viviremos con Él eternamente en la Nueva Jerusalén Véase Apocalipsis 21-22).

Pésaj (פסח)

Pésaj (פסח)

Pésaj o Pascua también es conocida como la Fiesta de la Redención. Siempre se celebra el día 14 de abib en el calendario bíblico. Esta es una Fiesta Bíblica muy importante. Esta fiesta es el ejemplo perfecto de la Obra Redentora de Yeshúa (Jesús). Aquí les dejo un primer escrito sobre esta Fiesta Bíblica tan importante. Espero añadir más durante los próximos días.

La Biblia dice en Juan 1:29 (RV- 1909): “El siguiente día ve Juan á Jesús que venía á él, y dice: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

La Biblia también dice: “El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos. 36 Y mirando á Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios. – Juan 1:35-36 (RV- 1909).

La Fiesta de Pésaj conmemora el éxodo de Egipto después de la muerte de los primogénitos. Ver, Éxodo capítulos 12 y 13. El día 14 de abib es el “Día de Preparación” donde se mata el cordero y se prepara la comida de Pésaj (Pascua). La comida de Pésaj se come cuando llega la puesta del sol, que en el calendario bíblico y judío da comienzo al siguiente día, día 15 de abib.

De acuerdo con Levítico capítulo 23, desde el día 15 hasta el día 21 del mes de abib se celebra la Fiesta de Panes sin Levadura. El primer (15) y el ultimo día (21) se consideran como un Shabbat (Sábado) y las leyes de la observancia del 7mo Dia como Shabbat o Dia de Reposo son observadas pero con menos restricciones que en el Shabbat regular de la semana. En el libro de Juan vemos como se describe este día como un “día de gran solemnidad (RV-1960) o Gran día del Sábado (RV-1569, 1602 y 1909)” Ver copias de los versículos aquí abajo:

Juan 19:31 (RV1960) Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.

Juan 19:31 (RV-1909)  Entonces los Judíos, por cuanto era la víspera de la Pascua, para que los cuerpos no quedasen en la cruz en el sábado, pues era el gran día del sábado, rogaron á Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados.

Juan 19:31 (RV 1569 y 1602)  Entonces los Iudios, porq̃ los cuerpos no quedaßen en la Cruz en el Sabbado: porque entonces era la viſpera de la Paſcua: porque era el gran dia del Sabbado, rogaron à Pilato que ſe les quebraßen las piernas, y fueßen quitados.

Esto quiere decir que Yeshúa (Jesús) no pudo haber muerto un viernes. Esto es imposible y no concuerda con las Escrituras. Estudiando bien detalladamente los cuatro Evangelios y usando las instrucciones dadas en Éxodo y Levítico podemos ver que Yeshúa tuvo que morir un miércoles y resucito a la puesta del sol el Dia Séptimo que en el calendario bíblico equivale al comienzo del Primer Dia de la semana.

Yeshúa cumplió Su Palabra. El dijo que la única señal que El daría seria la Señal del Profeta Jonás y que como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez; que asímismo el Hijo del Hombre estaría tres días y tres noches en el corazón de la tierra y luego resucitaría de entre los muertos. Solamente muriendo un miércoles podría Yeshúa cumplir esta señal y profecía de permanecer tres días y tres noches en la tumba y resucitar después del tercer día.

Tenemos que ser como los creyentes de Berea. Ellos se iban a sus casas y verificaban en la Escritura si lo que se les estaba diciendo era cierto y concordaba con Las Escrituras.

¿Eres tú como los de Berea? ¿Crees todo lo que escuchas o lees y buscas en tu Biblia para ver si eso es cierto? Te animo a que hagas tu propio estudio usando la Biblia como tu guía y pidiéndole al Ruaj (Espíritu Santo) a que te guíe y que te ilumine. ¡Si eres sincero o sincera Él lo hará!

SALMO 23

SALMO 23

Salmo de David. JEHOVÁ es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará yacer: junto á aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; guiaráme por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno; porque tú estarás conmigo: tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezarás mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores: ungiste mi cabeza con aceite: mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida: y en la casa de Jehová moraré por largos días.  Salmo 23:1-6 (Reyna-Valera 1909)

JEHOVÁ: El Nombre sobre todo nombre. Nombre que significa El Que Es y Que Fue Y Que Será. El YO SOY… eternalmente viviendo en el presente.

PASTOR: El Buen Pastor cuida por su rebaño y provee todas las necesidades de sus ovejas.

YACER: Las ovejas que yacen en lugares de descanso no tienen necesidad ni preocupaciones de nada porque todo es suplido para estas por su Pastor.

CONFORTAR: Las ovejas confían en su Pastor y tienen consolación cuando están lastimadas. Saben que el Pastor les guía por lugares que son seguros y protegidos por Él.

TEMOR: Toda ovejita que depende de su Pastor tiene la seguridad que nada ni nadie le tocará porque el Buen Pastor pone a riesgo Su propia vida para protegerla. Su vara es señal de protección y usada por el Pastor para defenderlas.

ANGUSTIADORES: La oveja confía en su Pastor porque sabe que Él provee todo su mantenimiento y cuidado y ella puede comer tranquila, segura, en paz y en abundancia.

MORAR: Tu y yo (si somos sus ovejas) tenemos la promesa del Buen Pastor de que estaremos con Él para siempre jamás. Tenemos la certeza de que Él proveerá todas nuestras necesidades porque estamos bajo Su misericordia.

DIME

¿Eres tu una de las ovejitas del Buen Pastor? ¿Confías tú en la provisión del Buen Pastor?

RECUERDA: Yeshúa (Jesús) dijo: “Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas. Juan 10:11 (RV-1909)

Parábola – Semilla y el Sembrador

Preguntas Importantes

¿Qué clase de terreno eres tú? …Y, ¿cómo recibes la semilla?

¿Eres un terreo pedregoso?

Oh ¿quizás serás un terreno lleno de espinos?

¿Permites que se coman las aves la semilla sembrada en ti?

Oh, ¿eres un terreno fructífero que recibe semilla y permite que esta semilla brote y de fruto a ciento por uno?

Lee los versículos y verás la explicación de Yeshúa sobre el significado de las cuatro clases de terreno y como Él lo aplica a la persona que escucha la predicación del Evangelio.

Parábola del Sembrador – Mateo 13.1-9 (Marcos. 4.1-9; Lucas 8.4-8)

Propósito de las Parábolas – Mateo 13.10-17 (Marcos 4.10-12; Lucas 8.9-10)

Jesús Explica la Parábola del Sembrador – Mateo 13.18-23 (Marcos 4.13-20; Lucas 8.11-15)

Mateo 13 – Y AQUEL día, saliendo Jesús de casa, se sentó junto á la mar.

Y se allegaron á él muchas gentes; y entrándose él en el barco, se sentó, y toda la gente estaba á la ribera.

Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí el que sembraba salió á sembrar.

Y sembrando, parte de la simiente cayó junto al camino; y vinieron las aves, y la comieron.

Y parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y nació luego, porque no tenía profundidad de tierra:

Mas en saliendo el sol, se quemó; y secóse, porque no tenía raíz.

Y parte cayó en espinas; y las espinas crecieron, y la ahogaron.

Y parte cayó en buena tierra, y dió fruto, cuál a ciento, cuál á sesenta, y cuál á treinta.

Quien tiene oídos para oir, oiga.

10 Entonces, llegándose los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas por parábolas?

11 Y él respondiendo, les dijo: Por que á vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos; mas á ellos no es concedido.

12 Porque á cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.

13 Por eso les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.

14 De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no miraréis.

15 Porque el corazón de este pueblo está engrosado, Y de los oídos oyen pesadamente, Y de sus ojos guiñan: Para que no vean de los ojos, Y oigan de los oídos, Y del corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.

16 Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen.

17 Porque de cierto os digo, que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron: y oir lo que oís, y no lo oyeron.

18 Oid, pues, vosotros la parábola del que siembra:

19 Oyendo cualquiera la palabra del reino, y no entendiéndola, viene el malo, y arrebata lo que fué sembrado en su corazón: éste es el que fué sembrado junto al camino.

20 Y el que fué sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y luego la recibe con gozo.

21 Mas no tiene raíz en sí, antes es temporal que venida la aflicción ó la persecución por la palabra, luego se ofende.

22 Y el que fué sembrado en espinas, éste es el que oye la palabra; pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas, ahogan la palabra, y hácese infructuosa.

23 Mas el que fué sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y el que lleva fruto: y lleva uno á ciento, y otro á sesenta, y otro á treinta.

¿Cuál es la condición de tu terreno?

Todos debemos desear ser un terreno fértil donde la semilla cae y es productiva dando una buena cosecha.

También nos debe animar a predicar y compartir el Evangelio sabiendo que por lo menos una de cada cuatro personas con quien compartimos la Palabra puede ser un terreno fértil … que escuche y responda y sea salvo.

¡Shalom y Bendiciones!

PAZ EN LA TORMENTA

Venid á mí todos los que estáis trabajados y cargados, que yo os haré descansar.  29  Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas.  30  Porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga. Mateo 11:28-30 (Reyna-Valera – 1909) 

PAZ EN LA TORMENTA

Si estás pasando por un tiempo obscuro y tenebroso; y te sientes perdido y confundido, confía en Yeshúa (Jesús). Él te guiará y te cuidará ya que Él lo prometió, pero es solo si eres un creyente y eres salvo por Su obra redentora en el Calvario. ¡Tened fe en Él; Él te sustentará!

Maestro Se Encrespan Las Aguas

1 Maestro, se encrespan las aguas, y ruge la tempestad,
los grandes abismos del cielo se llenan de obscuridad.
¿No ves que aquí perecemos? ¿Puedes dormir así,
cuando el mar agitado nos abre profundo sepulcro aquí?

CORO:

Los vientos, las ondas oirán tu voz, “¡Sea la paz!:
Calmas las iras del negro mar,
las luchas del alma las haces cesar,
y así la barquilla do va el Señor
hundirse no puede en el mar traidor.
Doquier se cumple tu voluntad:
“¡Sea la paz! ¡Sea la paz!”
Tu voz resuena en la inmensidad: “¡Sea la paz!”


2 Maestro, mi ser angustiado te busca con ansiedad,
de mi alma en los antros profundos se libra cruel tempestad;
pasa el pecado a torrentes sobre mi frágil ser.
Y perezco, perezco, ¡Maestro! ¡Oh, quiéreme socorrer!

3 Maestro, pasó la tormenta, los vientos no rugen ya,
y sobre el cristal de las aguas el sol resplandecerá.
Maestro, prolonga esta calma, no me abandones más:
Cruzaré los abismos contigo, gozando bendita paz.

“Dios te bendiga hoy, mañana y siempre”

Como Estudiar La Biblia

A continuación, podrán ver un video del Dr. Baruch Korman, con doblaje al español y titulado, Como Estudiar La Biblia.   El video tiene una hora y cuatro minutos de duración.

Esperamos les sea de gran bendición y les ayude a aprender a estudiar sus Biblias mucho mejor.